viernes, 30 de noviembre de 2007

Nada de Carmen Laforet

Nada es una novela de Carmen Laforet (1921-2004), publicada en 1944, durante la posguerra española.

Esta obra relata un periodo de la vida de Andrea, una joven estudiante (que mantiene un estrecho parecido con la autora) que se traslada a vivir a Barcelona para estudiar en la universidad.


Allí se instalará en casa de la abuela, en la calle Aribau, con ésta y sus tíos, una familia burguesa empobrecida por la guerra y con muchos secretos que la protagonista irá descubriendo a lo largo de la novela.

Al comenzar a leer la novela me pareció aburrida y con "páginas y páginas de paja". Pero en cuanto empezó el nudo con los misterios de Román, la separación de Ena y Andrea y el inesperado final me pareció un novela interesante y recomendable, no solo por el argumento sino porque permite conocer la Barcelona de la posguerra a través de los ojos de una muchacha joven y luchadora.

Víctor Roda, 1º bachillerato
OTRAS OPINIONES:
La novela me ha parecido superinteresante ya que muchos de los temas son todavía muy actuales.
Tamara Puerto
A mi parecer, se trata de una obra que refleja muy bien la situación y acontecimientos de la época. Posee una trama bastante entretenida. Sin embargo, la extensión y complicación de las descripciones hace que, a veces, resulte demasiado densa y no se disfrute igual.
Isaac Peña
Para mí, es uno por no decir el mejor libro que me he leído, porque creo que una novela es buena si cuando acabas de leerla, te produce alguna sensación, algún sentimiento. A mí lo que me pasó fue que pensé cómo sería la vida después de ese año y qué le sucedería a la familia de la calle Aribau.
Es un libro que te hace emocionar en muchas escenas. Puede ser que emocione tanto, porque es muy real y sientes que muchas de las situaciones podrían haberlas vivido nuestros abuelos o hasta que pueden estar pasando.
Ferran Pardo
La novela ha causado en mí opiniones muy diversas y contradictorias, como sus personajes. En un principio, me pareció algo lenta, pero entretenida. Me interesaba la personalidad de los personajes, concretamente de Román. A medida que leía la segunda parte, empezaron las discrepancias, incluso se me hizo algo pesada. No entendía a Gloria y a Juan. Hasta que no hicimos la interpretación en clase no entendía su relación. Por otra parte, el personaje de Andrea me resulta irritante. Supongo que por su búsqueda constante de independencia y el desinterés o indiferencia que muestra por su familia. La tercera parte destrozó la idea que me había forjado de la lectura. La muerte de Román, en mi opinión, destroza el final.
A pesar de los pesares, el libro ha sido una buena elección para iniciar la lectura en clase.
Mónica Blanco

No hay comentarios: