martes, 29 de enero de 2008

¡Cuántos medallones!


En 1º, hemos iniciado la lectura del libro de Ana Alcolea, El medallón perdido. Pero antes, hemos inventado argumentos que encajaran con el título.

Hemos estado ocupados durante tres sesiones, en la que hemos ido perfilando detalles de nuestras historias. Primero hemos escrito los borradores (¡unos cuantos, je, je!). Después, hemos contado en voz alta nuestros argumentos y, entre todos, hemos ido corrigiendo algunos desajustes.

Por ejemplo:
Mientras Manu contaba su historia, todos hemos puesto caras raras, pues en un punto de la acción, el protagonista cae en una alcantarilla. No tiene sentido porque el relato sucede en un monte. Algo similar ha sucedido con el relato de Valeria en el que aparecían unos exploradores en medio del Antiguo Egipto. O en el de Patricia, en el que no sabíamos en qué planeta nos encontrábamos.

Vanesa dijo que le había gustado mucho el comienzo de la historia de Issam, pero criticó la continuación.

Esto nos ha servido para aprender a construir nuestras historias de manera coherente. También a elegir bien cómo iniciarlas y a estructurar la continuación.

La tercera sesión ha servido para pulir las historias y grabar algunas de ellas. Podéis escucharlas.